Dame una razón para amarte

No sé cantar, bailo porque me encanta moverme, pero tampoco soy buena. Nunca aprendí a manejar una controladora.

Aún así, no hay nada, nada, que me guste más que escuchar música. Hoy escucho Glory box de Portishead. El estribillo me trae aquí, tras varios, muchos, días sin escribir, ni hacer casi nada.

“Give me a reason to love you, give a reason to be a woman. I just wanna be a woman”

Solo la música me saca del estado catatonico en el que me sumerjo a veces. Solo una canción así provoca que quiera volver a hablarte. Aunque sea a través de este blog. Un blog que creo que no lees nunca.

Pero esta aquí, para vosotros.

Necesito una razón para amarte.