Te deseo

A pesar del tiempo, o la distancia, o precisamente por ambos.

Pasan los días, el recuerdo se distorsiona. Me niego a pensar en ti, aunque estés presente en el corcho de mi habitación, en las páginas de mi libro, en algunas partes de mi cuerpo que son ignoradas si no las tocas.

Oigo tu voz, olisqueo por casualidad alguna de tus esencias, alguien te menciona. En mi mente suena el ruido del rebobinado rápido de una canción y mis bragas reciben el rastro olvidado de esas ganas que solo tu consigues mantener, a pesar del tiempo, o la distancia…