El Tercer Semestre

Hace una semana conocí este grupo. Les había escuchado aunque no terminaba de entenderles. Ahora me gusta todo de ellos. Hasta su nombre: una alusión a un tiempo inexistente, una evocación a ser el tercero. Una posición en la que me encuentro, no sé como. Literalmente.

Porque no sé como he llegado aquí, ni si lo estoy, o es solo en mi imaginación. Desde que me tocaste has accionado algo que no sé desconectar, y tampoco sé si lo sabes tu, pero te busco, de una manera irracional, absurda.

No quiero ser un tercero, cuarto, quinto. No quiero números, tampoco los entiendo.

En dos semanas vuelvo a Barcelona, a un festival entre los que tocará El tercer semestre. Espero trasladarme a ese espacio desconocido guiada por su música, fundirme, hacerme líquida, recuperar mi yo.

El Tercer Semestre – Obsolescencia

Alguien importante

“He conocido a alguien, más importante de lo habitual. No puedo gestionar lo nuestro.”

Eras mi compañero, de aventuras, de mensajes calientes, aquel en quién pensaba cada vez que me ponía lencería, y me acariciaba bajo ella, deseando que fueras tú quien mirara al otro lado del espejo. Fantaseaba con probarlo todo, o casi todo. Que me ataras, que nos miraran haciendolo, ver en tus ojos el deseo, por mí, por otras,  por quién tu quisieras. A quién quería, mucho, aunque fuera desde la distancia. Una distancia que hacía cada encuentro una explosión de ganas y risas.

Y de pronto representabas todo lo que había al otro lado, el sistema, represor y obcecado en que el amor hay que dividirlo entre dos, y en esa división yo también me partía. Había creído en ti, o en que tu creías en mí, o las dos cosas.

No estaba triste, sino rabiosa. Personificaste toda la lucha que llevaba a cuestas, y que me queda, pero sigo creyendo que esto es posible, que se puede amar a mi manera.

Ya no queda rabia, nunca estuve hecha para pasarlo mal, solo para bailar, ¿recuerdas?