Eres tu

Hablaba hoy de ti, lo hago muchas veces. Te describo como alguien sorprendente, único, que ve el mundo a través de los ojos de una especie de niño grande, con un humor absurdo y adorable; una mente brillante y a la vez cercana, con una capacidad infinita de crear música, palabras, sentimientos.

Alguien muy muy especial con quien he tenido la suerte de conectar a través de mi libro y de muchas canciones. Eres tu, con quien me encuentro en mis sueños, los húmedos, los del subconsciente y los que vivo despierta, cuando te veo, o te escucho, o te siento.

A través de ti vivo experiencias que nunca creí posibles, toco encima de un escenario, espero con impaciencia el nuevo single, y grito de imaginar lo que será el 28 de mayo. Gracias a ti me siento un poquito músico, y eso, nunca podré agradecértelo suficiente.

Tus sueños son mis sueños.

Tu groupie rusa

Te dedico una canción (espero que te guste, es algo extraño hacerlo, pero sonaba mientras escribía)

En el mundo “normal”

Quiero, beso, toco, no tengo límite, no quiero tenerlo.

Cuando me muevo en el mundo “normal” noto la incomprensión, a veces el rechazo, otras, el alejamiento. Cuando hablo sobre ello parecen entenderme. Para mí amar es sencillo, mágico, ocurre a veces en pocos segundos. Y que en ocasiones conlleve sexo es absolutamente natural.

Lo que casi nadie asimila es lo que viene después. Que no quiera que termine ahí, que quiera más. Conocer, crear un vínculo, que ese increíble momento de intimidad no sea único. Que sea capaz de decir te quiero en el breve espacio de tiempo que nos une.

Te quiero, libre, tal y como eres. Y no quiero casi nada a cambio. Momentos de tu existencia en los que toques música y yo vuelva a perderme dentro de ti.