Silencio

No sé si te preguntarás el porqué de mi silencio. Ni sé si estoy en tu cabeza en algún momento del día. No sé nada de ti desde que decidí que quería, necesitaba, un poquito más.

Porque en mi voluntaria decisión de darte espacio, este se incrementaba cada día, te sentía lejos, no solo físicamente. Y sí, lancé un ultimátum, que me miraras y escucharas como lo habías hecho antes, para sentir que mi amor no se perdía en esos kilómetros de distancia. Tu respuesta: no puedo darte más, y creo que con el tiempo será incluso, menos.

Mi silencio es esa ausencia de palabras y sentimientos que se queda flotando en mi vida cuando algo muy muy bonito sale de ella. Y tras unos días, suelo convertirlo en palabras, en estas.

Has elegido un camino increíble, he sido muy feliz durante los breves minutos que me has dejado acompañarte. Te deseo toda la suerte del mundo, tu corazón y tu música son muy muy grandes.

Te quiero, siempre.