Sky and sand

“And we build our castle
in the sky and in the sand
design our own world
ain’t nobody understand”

Subí en tu coche casualmente. Casi no te conocía así que agradecí que la música llenara el posible silencio. Más alta – te pedí. Pusiste este tema y bailaste. Sonreí, tu entusiasmo era contagioso. La canción me gustó, mucho. Y  tu, también. Un tema, un momento, un roce, un beso, muchas sensaciones para un espacio tan corto de tiempo.

La he escuchado muchas veces en las últimas semanas, y en todas las ocasiones he vuelto a esa carretera.

Gracias por regalarme música, y por el viaje.