Poliamor

Hoy sentí que alguien a quien admiro y quiero, no confía en mí, no lo suficiente como para preguntarme ¿Qué es para ti el Poliamor?

Una lucha.

Externa, contra la incomprensión, la intolerancia, los prejuicios, el desconocimiento, el desprecio, la soledad.
Interna, contra mi sistema de creencias aprendido, mi inseguridad, miedo, la vulnerabilidad que siento ante mi exposición.

Una forma de vivir.

Amar por existir, a veces en el espacio de unas escasas horas. Querer mucho y muy fuerte.
Desmontar la desigualdad, como aquella vez que amé con los ojos vendados. Enseñar a cerrar los ojos y acariciar a las personas, sean quienes sean.
Crear, crecer, buscar cualquier rendija donde colar un discurso cada vez más lógico, más cercano al corazón.

Una canción “Ama, ama y ensancha el alma (Extremoduro)”

Componer un movimiento que se oiga bien alto. Estamos aquí, desde siempre, y va siendo hora de que los valientes, los sinceros, seamos vistos y escuchados.
Nunca supe vivir sin música, y ahora tampoco sin la creencia de que desde el amor se pueden cambiar las cosas, todo.

Y lo siento, lo lucho, lo vivo y lo canto.

Tiempo

El tiempo lo cura todo, dicen.

Excepto cuando tu corazón poliamoroso no cierra heridas. Trozos de ti que se quedaron en el camino, y que tan fácilmente vuelven a doler. Una canción, una mención, un recuerdo que se cuela en medio de algo cotidiano.

No desapareces, es imposible. Mi forma de querer es infinita, para bien, y para mal.

Te echo de menos, porque aunque el tiempo rellena y pasa, porque aunque la mayor parte de los días no recuerde que existes, porque aunque sea feliz sin ti, solo hace falta un segundo para sentirte, con la misma intensidad que siempre.

Y entonces es cuando me pregunto, ¿por qué?

¿Por qué no me dejas quererte?

¿Cómo le cuento a mi corazón que te olvide cuando tienes un sitio privilegiado e irremplazable en él?

Hay tanto, tanto amor.