Reinas de póker

Compartimos, experiencias, emociones, errores y aciertos, sexo.

Nos definimos Reinas porque nos queremos querer mucho, y hemos y seguimos luchando por caminar fuertes ante la crítica, la envidia, la ignorancia y los prejuicios. Como Reinas, saludando con la manita y la sonrisa permanente.

Desde que me disfracé de carta de póker con vosotras, he crecido, me he reído muchísimo y he conocido un aspecto de la amistad entre mujeres que me sorprende cada día: sois la generosidad y el amor hecho personas.

Mis Reinas, bailemos, ríamos, juguemos al póker, a la vida…

Siempre vuestra,

La Reina del trébol

Love is to die

Amar es morir?

Yo muero de ganas, de ti, de tus ojos oscuros mirándome.

Muero cuando enciendes las luces rojas de tu cama y los colores que dibujan tu cuerpo cambian.

Cuando mi boca y mi lengua reconocen tu sabor y me deleito en ti.

Muero cuando entras dentro de mí, muy dentro, y siento que toco fondo.

Muero cuando gritas, y cuando tu placer llega a una orden mía.

En ese instante, ahí, sí, muero de amor.