Desequilibrio

Cuida tus expectativas, se paciente, agradece los momentos.

No veo otra manera de gestionar mis desestructuradas, elásticas relaciones.

Además, añado: sé amable contigo misma, afloja el ritmo, fluye.

Todo esto sería maravilloso si yo pudiese hacer todas estas cosas de manera natural. Pero resulta que no puedo, casi ni una de ellas.

Porque a mí me gusta amar desde el minuto dos, follar la mente o el cuerpo en el cinco, y repetir pronto, muy pronto, o mejor no terminar.

No soy paciente, cuando mi cuerpo vibra, tan tan pocas veces, necesito de ti. No quiero desterrar la palabra necesidad de mi vocabulario, porque es breve, fugaz, no durará mucho, pero joder mientras dura…

Nunca es equilibrado. Nunca lo es. Mis desestructuradas y elásticas relaciones son lo más desequilibrado de mi vida. Así que casi siempre me encuentro en caída libre…pero como buena funambulista me he buscado una red, ellas, vosotras. Moan.