Libro

El libro está terminado. Ya no tengo que recordar más. Aunque de vez en cuando lo hago, casi como por vicio.

Dentro de poco lo tendré en mis manos. A pesar de conocer cada palabra, cada dibujo y cada sensación de memoria, tengo ganas de tocarlo.

Creo que me acercaré a la imprenta a esperar que escupa el primer ejemplar. Lo cogeré y me iré a algún sitio donde pueda estar sola uno o dos días. Escucharé cada canción, releeré cada línea como si fuera la primera vez.  Y cuando llegue al final, cuando lo cierre, me iré a celebrarlo al estilo irlandés. Dejaré atrás los fantasmas y me pillaré una enorme, melancólica y a la vez liberadora borrachera.

Y bailaré sobre tu tumba…

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *